El exceso de lluvia impacta sobre el girasol

07.01.2015 11:10

Una de las localidades más afectadas es Avellaneda que recibió durante diciembre 524 milímetros precipitados. También está deteriorada la red vial y el acceso a los lotes.

 
 
 

El Sistema de Estimaciones Agrícolas para el Centro Norte de la Provincia de Santa Fe, que comprende los 12 departamentos de la región, ha venido siguiendo pormenorizadamente la situación climática y la presencia de lluvias en seis semanas consecutivas.

La zona más afectada comprende los tres departamentos del norte en su totalidad: 9 de Julio, Vera y General Obligado, y una franja de 50 kilómetros a la redonda, que abarca el norte de San Cristóbal, de San Justo, de San Javier y un sector de Las Colonias.

A modo de ejemplo, la localidad de Avellaneda, en Gral. Obligado, hasta el 30 de diciembre llevaba acumulado, sólo en ese mes, 524 milímetros precipitados. En la última década, las lluvias de diciembre en esa zona se ubicaron entre los 130 y 150 milímetros.

Esta situación climática está repercutiendo directamente en los sistemas productivos que se desarrollan en el norte, como la siembra de soja, del algodón y del sorgo y en los procesos de cosecha o de finalización de ciclo del girasol.

Al presentarse esta coyuntura, las condiciones en los suelos (de falta de piso, encharcamiento, anegamientos por desborde de arroyos) son de saturación o sobresaturación, lo cual limita totalmente las actividades de siembra y/o cosecha de los sistemas productivos mencionados.

En el caso particular del girasol, esta situación de falta de piso, encharcamientos o anegamientos, a lo que se suma algún evento de vientos, han generado el volcado de plantas y la generación de enfermedades por podredumbre de tallos o de capítulos. Se suman, además, los ataques de palomas y cotorras que desde hace años asolan la región sin que se encuentre una solución para estas plagas. También se debe mencionar el deterioro de la red vial y de acceso a los lotes.

La acumulación de agua por precipitaciones y los demás factores mencionados, han cambiado el resultado que se esperaba en el girasol. La estimación para el final de ciclo pasó de 24 a 21 qq/Ha, número que puede variar hacia abajo, si persisten las lluvias en un plazo de 15 días.

En el caso de los procesos de siembra de soja de segunda, como consecuencia de este período húmedo, se encuentra paralizado. Sólo se observan avances en lotes altos, cuyos suelos permiten la utilización de maquinarias. En la región, se calcula que falta sembrar un 20% de lo estimado con soja de segunda. Dentro de este porcentaje, los lotes más afectados son los que vienen de rastrojos de trigo.

En cuanto al sorgo, la siembra está demorada en un 35% y con respecto al algodón, en un 12%. Los lotes ya implantados con algodón presentan un buen estado pero están propensos a adquirir enfermedades de hongos por los elevados porcentajes de humedad en suelos y en ambiente.

Cabe agregar que la ventana óptima para las siembras de la cosecha gruesa finaliza entre el 18 y 20 de enero en la región.

 

 

Fuente: SM-LT10