Ferrero: “Hay luz al final del túnel”

17.09.2016 11:30

El presidente de la cooperativa Sancor, Gustavo Ferrero, dialogó con TodoAgro en el marco del Congreso del Programa de Desarrollo Tecnológico (PDT) que instrumenta la empresa láctea hace ya varios años. Con total franqueza dio un detallado panorama de la realidad lechera: la producción primaria, las líneas de negocio, la superación de la crisis y la relación con Venezuela; en boca del presidente de la láctea de Sunchales.

Ferrero: “Hay luz al final del túnel”

TodoAgro: Apenas cerrado el Congreso, ¿Cuál es el balance?
Gustavo Ferrero: Estamos muy contentos. El encuentro ha sido un éxito, primero por la convocatoria porque el asociado respondió muy bien, a pesar de que uno cree que porque estamos en una crisis los ánimos se pueden ven afectados y eso es un temor. Pero a la gente le gusta buscar la información y participar. Los que ya están dentro de ese ambiente que quiere saber apuestan cada vez más. El formato que se le dio al congreso, es un resumen de la tarea que el PDT lleva adelante a lo largo del año. Las partes técnicas están durante todo el año a disposición. A parte este año se llevó casi a 3 mil participantes entre productores, operarios, técnicos en las diferentes zonas que abarca Sancor y en los diferentes temas técnicos y las necesidades; más allá del seguimiento del programa.

T.A: ¿Cuántos productores integran el Programa de Desarrollo Tecnológico de Sancor? Y, ¿Cuánta leche remiten?
G.F: Se divide en varias partes. De los que remiten datos, para un programa en el cual comparamos costos no sólo técnicos sino también de gestión; datos que usamos para comparar los costos que tenemos cada uno, son alrededor de180 productores. De ahí hacia arriba se suma un intermedio, que es gente que hace gestión, que es una cantidad parecida. Y después hay indirectamente una gran mayoría entre productores  y operarios que con los anteriores suman los 3 mil participantes, que cuando comparamos la actualidad con los últimos seis años, hay un potencial de crecimiento desde que están en el programa esos mismos tambos, de un 20% en volumen, cantidad de vacas… también hay cosas a mejorar por supuesto. Hoy en Sancor tenemos 1.300 productores que nos entregan alrededor de 3.400.000 litros. Estamos levantando. No nos olvidemos que venimos de una baja importante por el temporal. Además seguimos comprando leche a terceros, que es una herramienta que Sancor la tiene hace mucho tiempo y se va regulando en función de la necesidad que tenga la cooperativa. 

T.A: SanCor tomó en 2016 un decisión muy importante en su historia, vender una parte de su producción, ¿Cómo se llegó a esto? ¿Cuál es la evaluación meses más tarde?
G.F: Todavía estamos en un proceso de ejecución de esa decisión, porque todo lleva su tiempo. La decisión está tomada, el negocio está cerrado. Para aclararle a la gente, lo que se hizo no es una venta de Sancor, esto es una nueva sociedad. Sancor vende una parte de un activo para armar una sociedad en una sola línea que es la línea de yogures y postres. Con la necesidad que tenía la cooperativa de capitalizar y fortalecer el negocio, se hizo esta sociedad. 

T.A: Su discurso de cierre del Congreso, pareció una especie arenga a la gente después de la crisis, ¿Están viendo luz al final del túnel?
G.F: Sí. Porque, en primer lugar, más allá de ver la luz al final del túnel, también hay que buscarla. Estamos en un periodo de crisis, que es interna de la cooperativa, que la obliga a reconvertirse, a evaluar sus deudas financieras y económicas, de evaluar su reestructuración, y también estamos inmersos dentro de una crisis mundial que engloba y colabora con todo ese proceso. Además nosotros somos, para Argentina, una empresa grande, que tiene un 70% de su mercado en el consumo interno y un 30% en el exterior. Por ende tiene afectación y tenemos que ser responsables de cuidar. Sancor ha asumido muchas pérdidas y muchos costos al cierre de este ejercicio, pero también tienen que ver con la responsabilidad que tomó Sancor de no volcar toda esa leche al mercado interno, que la stockeó por las demoras del mercado externo. Eso lo digo porque es algo que tenemos que defender. 

T.A: ¿Cómo están las cosas con Venezuela? ¿Sigue debiendo? ¿O no? ¿Es un mito?
G.F: Hay de todo. Como toda información que corre sobre este país. Venezuela en primer lugar, tenía un préstamo con Sancor, cuando nació esto, que se pagaba en litros de leche. La buena noticia es que ahora en diciembre se termina de pagar. Paralelamente teníamos un acuerdo comercial que se renueva cada seis meses, un contrato de venta como cualquiera. Venezuela es uno de los mayores compradores de leche del mundo. No solo compra a Sancor. Estamos en un país que tiene una crisis muy profunda, y si uno mira la cuenta, no estamos desfasados. Es una cuenta controlada. Lo que pasó es que también Venezuela dentro de su crisis, demoró las cargas del nuevo contrato. Entonces Sancor tuvo que esperar seis meses para empezar a cargar leche otra vez. Es leche que se compró, se procesó y se stockeó. Eso tiene un costo muy alto, que también se refleja. Pero tampoco había demanda en el mundo para sacar esa leche, porque no había demanda ni precio.

http://www.todoagro.com.ar/