Para bajar el estrés de las vacas y los tamberos

16.12.2014 10:32

30 participantes, representantes de siete empresas lácteas de la zona, asesores privados y de grupos, docentes de facultades, técnicos del INTA y periodistas de medios regionales, se reunieron en Rafaela, para compartir información y acciones emprendidas para mitigar el estrés en los tambos y las perspectivas climáticas del trimestre.

Para bajar el estrés de las vacas y los tamberos

Como en los últimos años, la semana pasada comenzó el envío de información de pronóstico y monitoreo semanal del estrés calórico. Se trata de un reporte generado cada tres días desde el Inta Rafaela y el Instituto de Clima y Agua de Castelar, que contiene pronóstico y análisis de las condiciones de climáticas a las que estuvieron expuestos los animales en una serie de localidades de la cuenca central. El objetivo es acompañar a los productores y técnicos en la toma de decisiones sobre la implementación de pautas de manejo paliativas del estrés calórico en los tambos, cuyas consecuencias son bien conocidas y sentidas.

En este objetivo se enmarcó un encuentro que incluyó momentos de presentación y chequeo de la producción y utilidad de la información que se distribuye semanalmente, charlas técnicas sobre el manejo de la problemática y perspectivas climáticas para el trimestre.

La apertura estuvo a cargo del Director de la Unidad, Ing. Carlos Callaci, que remarcó la importancia del control de las condiciones de bienestar de los animales en nuestros tambos cada vez más intensificados. “El calor afecta la producción, la salud y la reproducción de los animales, y unido a la falta de instalaciones adecuadas para paliarlo y a la escasez de sombras en los campos, agrava la situación”.

100 días de estrés
Luego de la presentación del programa del día, Jorge Ghiano, especialista en bienestar animal de la Experimental, presentó los conceptos básicos sobre la medición del estrés calórico y las pérdidas productivas que implica, que van del 5 al 11%  en nuestra zona y que pueden ser considerablemente mitigadas con un manejo adecuado. En nuestra zona, las vacas están expuestas a condiciones de estrés calórico en un promedio 18 hs diarias durante 100 días al año, y para tener una idea de lo que esto implica, si su producción ronda los 30 litros, el calor que deberán disipar equivale a 32 lámparas de 100 W.

En la medición de las condiciones de estrés, influyen tanto la temperatura como la humedad, por eso el ITH (índice de temperatura y humedad) es el que se toma para realizar los informes de lo ocurrido. Cuando el mismo supera el umbral durante más de 3 días consecutivos, podemos hablar de una ola de calor.

Sofía Cañas (del Instituto de Clima y Agua de Castelar) y Laura Gastaldi (del INTA Rafaela) y fueron las encargadas de explicar cómo se construye el informe que se distribuye dos veces por semana a una serie de listas de usuarios vía e-mail y que está disponible en un sitio específico del INTA www.inta.gob.ar/estres-calorico, en el que además, se alojan videos, recomendaciones de manejo y artículos técnicos sobre el tema. También fueron recuperando, en la misma conversación, sugerencias e intereses de los usuarios sobre su visualización y prioridad de los datos en función de profundizar su utilidad como herramienta de extensión a los productores. Al final, además, los participantes completaron un formulario de sugerencias para mejorar el informe.

Lluvias: el escenario menos probable es el del déficit
Hablamos de probabilidades, siempre. Roberto De Ruyver, especialista en fenómenos climáticos del INTA Castelar, se encargó de remarcar esta idea: cuando se trata de sistemas abiertos y caóticos, como el clima, el pronóstico es siempre una probabilidad y con las herramientas actuales, realizarlo a más de tres meses, resulta poco confiable. Enfatizó en su presentación la influencia de la escala, los modelos y la complejidad del fenómeno con ejemplos y recorridos por datos históricos y pronósticos de diferentes lugares del país y respondió todas las preguntas que fueron apareciendo.

El pronóstico trimestral del que habló es una información construida en forma consensuada por las instituciones del Estado (Servicio Meteorológico Nacional, INTA, Universidad, comités de cuencas) y  para el caso del próximo trimestre dice que “el escenario menos probable es el del déficit de lluvia”. Según el mismo pronóstico, la temperatura se mantendrá en parámetros normales o levemente superiores a la media.

 

http://www.todoagro.com.ar